viernes, 12 de noviembre de 2010

El viejo truco de invocar a los jóvenes

Encontramos en este mensaje a la juventud, otra de las herramientas del imperialismo para mantener engañada a la humanidad que asesina. La juventud, es para ellos "el futuro", y con esta excusa embrutecen a quienes podrían hacerle frente a sus mortales ambiciones. Seamos jóvenes siempre, defendamos la vida, construyámos el Socialismo en Venezuela y el mundo.

“El viejo truco de invocar a los jóvenes”

Por Fernando Buen Abad
Publicado: 11 de noviembre de 2010

La “juventud”, para el capitalismo, es un “target” jugoso y codiciado, del que se espera, mayormente, mansedumbre, muchedumbre y estupidez. Condiciones ideales para la explotación y para el consumismo. Se ve a los jóvenes como manadas de esclavos, apetecibles, para el reino de la alienación donde “ser joven” también es una mercancía.

Queda “bien”, según algunos, y hasta parece “progre”, prodigarse en discursos apologéticos sobre la “juventud”. Es decir personas que, según la ONU desde 1983, tienen entre 15 y 24 año. Aproximadamente 1.222 millones de personas (el 15.4%) del total que somos a nivel planetario (1).cool”, queda “nice” y con, ambición mercadotécnica y electorera, se hace de los jóvenes presa predilecta en los platillos demagógicos más repetitivos que el capitalismo reedita, compulsivamente, hasta la náusea. Hipocresía burguesa. Si en verdad les importara el “futuro”, cesaría la agresión a los ecosistemas y habría justicia social, concreta, para los jóvenes y para todos. Quienes de verdad se interesan por el futuro se dedican a construir el socialismo. Queda, según otros, “políticamente correcto”, aplicar pinceladas de sensiblería cursi, cuando se habla del “futuro” para hacer creer a todos que nuestros “sacrificios” de hoy, no tienen otro destino que el “bienestar” de los jóvenes. Queda “

La “juventud”, para el capitalismo, es un “target” –dicen los publicistas-, jugoso y codiciado, del que se espera, mayormente, mansedumbre, muchedumbre y estupidez. Condiciones ideales para la explotación y para el consumismo. Se ve a los jóvenes como manadas de esclavos, apetecibles, para el reino de la alienación donde “ser joven” también es una mercancía. Son muy solicitados los jóvenes porque se los cree carne de cañón de la que se puede aprovechar su fuerza, inexperiencia y tiempo. Porque se los manipula en todas las escalas, y jornadas, bajo el modo de producción capitalista y el modo de control político burgués. Uno de los empeños más pertinaces de la ideología de la clase dominante, es fabricar jóvenes arribistas y dóciles, dispuestos a rendirse plácidamente a los devaneos burgueses, a los placeres del consumismo y a la eternización del capitalismo. Para eso han inventado, incluso, no pocas Universidades.

Pero todo aquel que se llena la boca con palabrería “inspirada” por los jóvenes, tiene el problema histórico que se expresa en la realidad concreta y en la lucha de clases. Especialmente cuando, en los excesos histriónicos de sus vociferaciones, los demagogos, hablan del “futuro”, del “legado” y del “relevo” generacional. Sin tocarle un pelo al capitalismo. Es fácil hablar de los “jóvenes” y deambular por los intestinos del ilusionismo y la abstracción. Es fácil regodearse con tonos paternalistas, o profesorales, de sabihondo diletante capaz,  incluso para afirmar que la “experiencia”, abstracta,  es el mejor tesoro que se puede heredar a los jóvenes. No conoce límites el cinismo burgués.

Sería magnífico que aquel que “hable” a los jóvenes  (tenga la edad que tenga) defina, primero, su lugar frente al capitalismo. Estamos bastante hartos de las buenas intenciones siempre disfrazadas con saliva militante de las “causas nobles”. Estamos hartos, a cualquier edad, de que el paisaje de mentiras y de miseria no se toque mientras engordan las chequeras y las cuentas bancarias de los “jefes”. Que quien abra la boca aclare quién financia su discurso y a quién le rinde cuentas políticas. Que explique con detalles, históricos, cuál es su frente de lucha, su obra y sus compromisos para derrotar a la explotación, al saqueo y a la humillación de la clase trabajadora sometida por los industriales, los terratenientes, las iglesias, los mass media y los banqueros capitalistas. Eso, por cierto, sería bueno exigírselo a todo mundo. No sólo los jóvenes son víctimas de la verborragia y los espejismos burgueses.

Sería magnífico que, para “hablar” a los jóvenes contemos con un programa mundial de lucha socialista que tenga a la “juventud” no como un episodio cronológico para las canalladas mercantiles del capitalismo sino como una fuerza solidaria que comprenda su papel emancipador en la lucha de clases y su responsabilidad política para transformar al mundo y cambiar la vida. Juventud, pues, dispuesta a reconocerse, hombro con hombro, en una lucha histórica y permanente emprendida por la humanidad para librarse de toda forma de esclavitud y explotación. Es decir, juventud revolucionaria y socialista capaz de combatir los engaños reformistas, sectaristas y burocráticos, que la acechan a mansalva, con pieles de cordero fabricados en las peores tradiciones alienantes del capitalismo. Juventud emancipada y emancipadora. “El camino de la juventud lleva toda una vida”. Pablo Picasso.

(1) La mayoría de los jóvenes del mundo viven en países en vías de desarrollo (casi el 85%), con aproximadamente el 60% en Asia solamente. El 23% restante vive en las regiones en vías de desarrollo de África y América Latina y el Caribe. Para el año 2025, el número de jóvenes que vivirán en países en vías de desarrollo crecerá en un 89.5%. Por consiguiente, es necesario contemplar asuntos de juventud en las políticas y en la agenda de desarrollo en cada país. A pesar de la urbanización masiva, la mayoría de los jóvenes viven en áreas rurales en el sub-Sahara de África, y en el sudeste y sur-centro de Asia y Oceanía. – Población juvenil: 525 millones de hombres jóvenes y 500 millones de mujeres jóvenes. Analfabetismo juvenil en países en vías de desarrollo: 57 millones de hombres jóvenes y 96 millones de mujeres jóvenes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada